Cultura en Proyectos

KAIZEN-LEAN más que la aplicación de herramientas

0

Existe una abundante información alrededor de KAIZEN en los diferentes medios, y si bien es cierto que cuando una empresa decide incorporar en sus procesos iniciativas de Mejora, obedece básicamente a 3 escenarios:

1.- Resolver una situación apremiante.

2.- Mejorar el desempeño actual para hacer frente a los retos actuales.

3.- Construir una organización sólida, articulada y altamente comprometida en el crecimiento exitoso y sustentable de largo plazo.

Mas allá del cambio para mejorar

Aunque su definición pudiese parecer muy simple (Cambio para Mejorar), la realidad de las cosas es que va más allá del conocimiento, dominio y aplicación de la extensa lista de métodos y herramientas. Uno de los elementos más importante, es contar con la convicción plena de todos los miembros de la compañía en compartir la visión y el compromiso del cuestionamiento diario e implacable del “Cómo y Porqué” se hacen cada una de las actividades, contrastando con lo esperado por sus clientes internos y externos; siendo estos requerimientos o expectativas, la mejor guía para determinar si Agrega o No Valor para su cumplimiento.

Conducir la estrategia del negocio

Así como la alta dirección es responsable de marcar el rumbo, cuidar, administrar, controlar, crecer y conducir la estrategia del negocio, es también el responsable principal, de construir y desarrollar a toda la organización que soporte precisamente los retos que el negocio le demanda.

Por ello es que la Gestión del Cambio, es el componente medular en cualquier sistema o iniciativa que se pretenda incorporar, y que no es solamente un modelo o conjunto de metodologías, sino una tarea que deberá ser realizada continuamente, comandada por supuesto por la dirección, con un genuino compromiso de que las cosas ocurran, lo cual exige perseverancia y disciplina.

La dirección debe iniciar con el ejemplo, transmitiendo y permeando en todos lados, ya que solamente así se puede asegurar su permanencia, madurez y mantener el espíritu del Cambio para Mejorar “KAIZEN”, haciendo énfasis de que KAIZEN es un camino, no el fin, y para ello se debe adoptar como un modelo de pensamiento que genere la adopción y posteriormente el hábito.

Ahora bien, también es cierto que existe una extensa gama de corrientes e ideas alrededor del cambio y la cultura, en donde típicamente, las compañías hablan o esperan lograr un cambio de cultura. Desde la perspectiva del Dr. Masaaki Imai, creador de la filosofía KAIZEN, su comentario al respecto es directo y tajante, él establece que:

La cultura es el resultado de la construcción de una forma de pensar y de ser, dónde a través de la repetición, se crea el hábito en el actuar. Es regido por principios y valores, y a su vez complementado con métodos y herramientas que le dan estructura formal y común del “Cómo” a la compañía, luego entonces se obtiene como resultado “La Cultura”

Ser constante en el propósito 

Por ello hablar de la cultura organizacional es una tarea ardua y de trabajo incesante en diferentes frentes, no hay fórmulas infalibles o mágicas, y mucho menos tiempos plenamente definidos para ello. Es producto de “Ser constante en el propósito” tal como lo definió el Dr. William Edwards Deming en el primero de sus ya conocidos 14 puntos para lograr la excelencia en calidad hace ya unas décadas atrás, pero que siguen vigentes en la actualidad, y que como podemos constatar, no habla de aplicación de herramientas y/o métodos en particular, sino del enfoque y visión integral desde la perspectiva del Management considerando personas, procesos, máquinas, materiales, conocimiento y productos o servicios que se ofrecen al cliente, quien finalmente es la razón de existir.

¿Entonces si KAIZEN no es únicamente herramientas y métodos, porque aventurarse a implementarlo?

La respuesta puede o no ser sencilla, esto definitivamente tiene que ver con la visión de la dirección; de cómo ve su negocio en el mediano y largo plazo, ya que KAIZEN es el sistema de operación de la compañía, de tal manera que:

“Si logras que todo tu equipo sin importar la función, rol o puesto lleve a la práctica diaria el indagar nuevas y mejores formas de hacer las cosas, teniendo como base la generación de valor y eliminación del desperdicio; demostrarás que esta forma de hacer y de ser, es nuestra cultura, lo cual permite que sea replicable”.

Estoy plenamente convencido de que implementar KAIZEN, ofrece una ventaja competitiva que estará presente todo el tiempo, y que no es un evento o un proyecto, con la participación y compromiso de todos los colaboradores, se convierte en un viaje sin retorno que aunado al compromiso de la alta dirección y a través de pequeños pero constantes pasos, permite el logro de resultados espectaculares.

Carlos Torres, México

Escalando a paso firme

Artículo anterior

Project Management en la construcción

Artículo siguiente

También te puede interesar

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *